miércoles, 20 de septiembre de 2017

Aranmanoth de Ana María Matute

Durante años aplacé la lectura de Ana María Matute porque siempre pensé que me venía grande. Ahora estoy segura de que fue una gran decisión; este primer acercamiento me ha dejado un buen sabor de boca y con ganas de más.

Orso vuelve a casa para ocupar su puesto como señor de Lines tras la muerte de su padre. En el camino recuerda las voces que oía en su infancia, voces antiguas, que no parecen humanas, pero que en lugar de darle miedo lo reconfortan. Las seguirá hasta el claro de un bosque donde tendrá un encuentro con la más joven de las hadas. De ese encuentro nacerá: Aranmanoth.

Ambientada en una oscura Edad Media, Aranmanoth, es un cuento largo, una novela corta, una leyenda al calor de una hoguera. Es la lucha por un sueño que se esfuma al despertar.

Ana María Matute tiene una prosa especial, que engancha, que aturde, que embelesa. Sin duda sabe como mantener la tensión y llevar al lector por el camino que ella ha elegido hasta el final.

No puedo contar mucho sobre esta historia sin destrozaros su esencia (y ese es el motivo por el cual esta será la reseña más corta del blog), pero lo que sí puedo hacer es animaros a leerla. En serio, leedla.

¿Habéis leído a Ana María Matute? ¡Os veo en los comentarios!

Os deseo grandes lecturas,
 
Laura.


sábado, 16 de septiembre de 2017

Entrevista a Lidia Galiana autora de En época de tulipanes.

El día que Lidia se puso en contacto conmigo casi doy saltos de alegría porque ya llevaba unas semanas con las miras puestas en su novela.
Lidia es actriz, escritora y una mujer encantadora. Nació en 1990 y su pluma promete destacar en los próximos años.

- ¿Cómo nació En época de tulipanes?
 
Viví y trabajé en Francia durante cuatro años de mi vida. Estuve de camarera en un restaurante y todos los veranos venía la misma pareja de mujeres a cenar. Yo escribo desde que tengo uso de razón (por ahí tengo otra novela que nunca publiqué), y en el verano de 2012, observándolas mientras cenaban, pensé “¿Cuántas historias de amor (yo soy muy de libros románticos) homosexuales habrá en el mundo? Seguro que jamás habrá la misma cantidad que para heterosexuales, porque la homosexualidad ha sido tabú prácticamente siempre.” Y sentí pena porque a mí me encanta ir a una librería y pensar “¿Cuál será la próxima moñada que voy a leer?” Y aunque estoy segura de que ahora tienen muchos más libros de temática homosexual donde escoger, aunque yo escribiera 200 antes de morir, seguiría sin haber suficientes por todos los años de silencio. El amor es amor sea entre quien sea, pero hay cosas con las que uno se siente más identificado que con otras, y yo quería darles eso. Así que decidí escribir una historia de amor homosexual, y además ambientada en la guerra porque siempre quise escribir sobre época.

- ¿Qué hay de ti en Carmen?
 
 Todo. No puedo mentir. Todo el que ha leído la novela y es amigo o familiar mío no ha podido evitar para escribirme y decirme “Carmen eres tú”. Nunca tuve intención de publicar la novela, así que me adueñé de Carmen para vivir a través de ella. Y al final la estoy compartiendo con el mundo entero.

- ¿Por qué la Guerra Civil?
 
Me encantaba la materia Historia en el colegio. Me gustaba mucho estudiar para los exámenes de historia, y aunque soy FAN de Jane Austen y la época Victoriana, recuerdo que un profesor mío me dijo (cuando estábamos estudiando la Guerra Civil y yo era apenas adolescente) “Echad cuentas y veréis que sólo paso hace 60 años, ¡eso fue ayer!”. Eso me hizo sentir horror y a la vez curiosidad. ¿Cómo podían pasar esas cosas en la actualidad? Me parecía surrealista. Cuando eres una niña no comprendes los horrores del mundo, aunque ahora con 27 años sigo sin comprenderlos. Total, me obsesioné con la Guerra Civil y con la II Guerra Mundial, necesitaba saber el por qué de todo. Nunca lo encontré, pero me dio para escribir ésta novela.

- Escritora de brújula o de mapa.
 
 Escritora de “no sé lo que estoy haciendo pero en mi cabeza tiene sentido”.

- ¿Cómo te documentaste para En época de tulipanes?
 
 Como he dicho antes, ya he leído mucho en mi vida sobre esa época, aunque durante la escritura de éste libro leí muchos trabajos de profesores de universidad de las plataformas de universidades de Madrid. Gente que se había documentado mucho y que impartía esas materias a sus alumnos.

- Si tuvieras que elegir: seguir leyendo o seguir escribiendo.
 
 Pues que me maten, no puedo elegir. Nunca he dejado de hacer ni lo uno ni lo otro.

- Mójate: Carmen, Víctor, Francois o Vicente.
 
 FRANÇOIS

- ¿Cómo ha sido tu experiencia autopublicando?
 
 Muy dura, pero de autosuperación y autodescubrimiento.

- ¿Existe la inspiración?
 
 Sí, al menos en mi caso. Es cierto que no hay día que me siente a escribir que no consiga sacar algo. Pero hay días concretos que las horas son segundos para mí y no siento ni el hambre.

- ¿Qué libro te acompañaría a una isla desierta?
 
 Orgullo y Prejuicio, siempre.

- ¿Aconsejas auto publicar?
 
Sí. Es muy difícil llegar a una gran editorial de buenas a primeras, creo yo. Y aunque es duro, jamás he aprendido tanto de mí ni de la vida como haciendo esto.

- Para leer, ¿clásicos o contemporáneos?
 
 Ni lo uno ni lo otro. Sólo necesito que me atrapen.

 
 Muchas gracias a Lidia por formar parte de mi pequeño lugar y por fijarse en mí para adentrarme en su historia.
 
Por mi parte, y como siempre, os deseo grandes lecturas.
 
Laura.


miércoles, 13 de septiembre de 2017

Solo tú me conoces de David Levithan y Nina Lacour

A veces, y solo a veces, abandono la novela negra y la histórica para adentrarme en historias más sencillas y eso fue lo que pasó con Solo tú me conoces.

A pesar de sentarse juntos en clase de cálculo, Kate y Mark nunca han hablado. Ella tiene que dejar de huir cuando tiene miedo y él debe enfrentarse a la posibilidad de no ser correspondido. La noche en la que Kate vuelve a huir y en la que Mark lo arriesgará todo, será la misma en la que el amor los unirá.

Para ser sincera, al leer la sinopsis pensé que sería el típico romance juvenil que te entretiene, pero es mucho más. Solo tú me conoces es una historia sencilla, sin florituras, directa al grano, que te hace vivirla poniéndote en la piel de los personajes, enamorándote con ellos y de ellos.

Kate y Mark se turnarán en cada capítulo para contarnos  su historia, pero también para complementar la del otro. Los capítulos son cortos y la forma de narrar, suave y fluida, me conquistó desde el principio. Al principio la amistad instantánea que nació entre ellos no me pareció real, aunque conforme avancé en la lectura todo encajó a la perfección.

En cuanto a los personajes, Kate y Mark son dos adolescentes homosexuales y me alegró que esto se tratara con la naturalidad que merece. Son unos personajes reales y con los que te identificas. En el caso de los secundarios no fue así. Se describen, se presentan, pero da la sensación de que no forman parte de la narración.

Solo tú me conoces  ha sido, de momento, la mejor lectura del verano. Fresca, ágil y con mucho que contar.

Os deseo grandes lecturas,
 
Laura.

miércoles, 9 de agosto de 2017

En época de tulipanes de Lidia Fernández Galiana

No estoy segura de qué esperaba encontrar en este libro, pero me ha roto y arreglado el corazón a partes iguales.

Carmen y Vicente son amigos de toda la vida y todos a su alrededor creen que son pareja. Hace poco que la Guerra Civil ha terminado y Carmen acepta tener una cita con el nuevo camarero del restaurante en el que trabaja. Cita que acabará en un altercado en el que Carmen y Vicente se verán envueltos. Ambos aceptarán irse a trabajar a Londres donde conocerán a John, Víctor y François.

La Segunda Guerra Mundial, el amor y una traición les hará cambiar todos sus planes.

Es el día del dieciocho cumpleaños de su hijo Juan y Carmen le contará toda la verdad.

El amor es el gran protagonista de En época de tulipanes, pero no es una novela romántica. El amor romántico, el fraternal y la amistad se mezclan con el suspense en esta historia y la hacen brillar.
 
Carmen les da voz a Víctor, a Vicente, a François y a su hijo Juan. Unos personajes maravillosos y muy reales. No son perfectos ni quieren serlo, admiten sus errores e intentan arreglarlos y luchan por lo que quieren y por aquellos a quienes quieren aunque los demás vayan en contra.
 
La autora trata temas como la homosexualidad, el divorcio o las familias donde los hijos tienen distintos progenitores en la España de la posguerra con la naturalidad con la que deberíamos tratarlos en la actualidad. Necesitamos más historias donde la homosexualidad no sea el punto diferenciador si no algo natural. En época de tulipanes el romance entre dos hombres tiene el mismo peso que el que tiene el romance entre un hombre y una mujer y, siendo sincera, me gustó más el primero.
 
Lidia tiene una prosa ágil y limpia. Aunque en algunas ocasiones da demasiadas vueltas no es algo que moleste ni ralentice el ritmo de lectura.
 
La autora me ha recordado que detrás de los escritores autopublicados, que están infravalorados, se esconden grandes historias. Agradezco a Lidia la oportunidad de leerla y la seguiré de cerca.
 
Os deseo grandes historias,
 
Laura.
 





miércoles, 26 de julio de 2017

Juego de niños de Carmen Posadas

Tengo una pequeña obsesión con los libros cuyo protagonista es escritor, en este caso escritora, y esto fue lo primero que me llamó la atención de esta novela, pero después de su lectura tengo opiniones dispares sobre ella.
 
Cuando la realidad que rodea a Luisa Dávila, famosa escritora de thriller, empieza a parecerse a la trama de su novela y a un hecho que sucedió cuando era niña, la muerte accidental de un niño, su vida se vuelve caótica. No es capaz de separar la realidad de la ficción y todos son sospechosos.

Con Juego de niños tuve, en muchos momentos, la sensación de estar leyendo dos libros a la vez. Desde el primer capítulo se alternan extractos de la novela que está escribiendo la protagonista con la que nosotros estamos leyendo. Es una forma de narrar que siempre me ha parecido curiosa. La autora aprovecha esto para darnos unos consejos de escritura y entre unas cosas y otras cuando quieres darte cuenta estás enganchada a la trama.

La primera parte está escrita en tercera persona pero se mezcla con la voz de la protagonista que se mete constantemente en la narración; al principio esto me irritaba un poco aunque al final acabó gustándome mucho. Por otro lado, la segunda parte está narrada en primera persona y nos mete de lleno en el clímax de la historia.

El ritmo de lectura es un poco caótico. Los momentos en los que se mezcla  la novela de Luisa Dávila con la de Carmen Posadas, aunque me gustan, pueden confundir un poco. Es cierto que se distinguen bien porque están escritos con otra tipografía, pero el cambio de voz y de lenguaje son bastante bruscos. Los capítulos son largos aunque no llegan a ser pesados.

La trama, que según la sinopsis trata de la maldad infantil, si bien es cierto que engancha no llega a ahondar en el tema. Carmen Posadas te da muchos detalles sobre esa maldad y te nombra bastantes estudios y novelas que lo tratan pero en la novela se toca con pinzas, como con miedo. La autora deja un final abierto y tengo que reconocer que me gustó mucho.

A pesar de todo lo dicho volveré a leer algo de la autora. Si habéis leído este u otro libro de Carmen Posadas decídmelo en los comentarios.

Os deseo grandes lecturas,
 
Laura.